LA IMPORTANCIA DEL FRANCÉS EN LA ESCUELA

Aprender una lengua extranjera  es empezar a conocer otra cultura y sus costumbres, favoreciendo el respeto a otro país y, por tanto, a sus habitantes. Es comenzar  un viaje  hacia una nueva cultura, ya que aprender un nuevo idioma es entrar en una aventura en la que la lengua es el medio que abre todas las puertas de la comunicación.

La globalización actual de nuestra sociedad y de los medios de comunicación ha dado lugar a que vivamos en una especie de aldea universal, fomentando y motivando, de este modo, el aprendizaje de los idiomas. Después de haber introducido el inglés en las etapas de Educación Infantil y Primaria, parece necesario seguir avanzando en esa misma línea, ampliándola con el aprendizaje de un segundo idioma, en este caso el francés.

Mediante el aprendizaje del francés, nuestros alumnos se familiarizan con la lengua y cultura de otro país miembro de la Comunidad Europea, ampliándose sus posibilidades de movilidad universitaria y profesional y adquiriendo, así, los medios necesarios para ser unos verdaderos ciudadanos de la Europa del mañana.

Es necesario un aprendizaje precoz pues, como todos sabemos, los niños  pequeños tienen mayor capacidad de aprender que los que están en edades más tardías. Por esta razón, es muy conveniente empezar a estudiar una segunda lengua extranjera cuanto antes mejor. Sin duda, la formación de nuestro alumnado pasa obligatoriamente, hoy día, por el aprendizaje de idiomas llegando a  formar parte integrante de una sociedad multilingüe.

Así pues, el conocimiento de una segunda lengua extranjera y la capacidad de comunicarse con ella contribuyen de manera muy positiva a la formación de nuestros alumnos como personas, dotándolas de una mentalidad abierta e integradora.

Comprender el francés permite mirar de otro modo el mundo y comunicarse con hablantes francófonos de todos los continentes.

En consecuencia, podemos concluir destacando que entrar en contacto con otras culturas a través de la lengua favorece la comprensión y el respeto hacia personas con otras formas de pensar y actuar.

Marisol Dueñas y Clara Molina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *