El cómic franco – belga

Bande Dessinée (BD) es el término francés para referirse a la tira de cómic. El cómic, además de ser una disciplina artística, es un medio fabuloso para introducir a los más jóvenes en el mundo de la lectura. La combinación de texto con imágenes aporta dinamismo y crea un lenguaje propio de gran variedad de recursos.

Una corriente importante de cómics es la Franco-Belga. Las bandes dessinées más reconocidas internacionalmente son las siguientes:

“Astérix” (René Goscinny y Albert Uderzo), en torno al año 50 a. C., cuenta la historia ficticia de unos aldeanos que viven en una aldea al noroeste de Galia, aún no conquistada por Julio César, y resisten gracias a la fuerza que obtienen al beber una poción mágica.

Las historias de Astérix se han llegado a traducir a 107 lenguas y a publicar hasta unos 37 álbumes.

“Lucky Luke” (Morris y Goscinny) relata las aventuras de un valiente vaquero del lejano oeste, conocido por ser “más rápido que su sombra”, que hace frente al crimen y a la injusticia. Mezcla hechos reales de la historia de Estados Unidos con la ficción.

“Las aventuras de Tintín” (Hergé), editadas en casi todos los idiomas, narran las aventuras de un joven reportero que, junto a su perro Milú, vive misteriosas y fascinantes andanzas alrededor del mundo (incluso en la Luna).

“Spirou y Fantasio» (André Franquin): a Spirou, botones de hotel listo y despierto, siempre le acompañan su mascota, la ardilla Spip, y su amigo Fantasio a recorrer infinidad de lugares para resolver casos extraños y misteriosos.

En todos estos cómics, los protagonistas, auténticos héroes, luchan con determinación por causas justas. Aparte de disfrutar con entretenidas aventuras  que no pasan de moda, podemos aprender historia, geografía y, por supuesto,… francés.

¡Recomendamos su lectura y disfrute!

Clara Molina y Marisol Dueñas

3 comentarios

  • José Molina Valdés says:

    Una enseñanza divertida, alegre, culta, y útil. Enhorabuena al Colegio y a su profesorado. Familia y colegio, siempre
    unidos para la formación espiritual, moral y cultural de los niños y jóvenes; una alianza indisoluble.
    Formar personas con valores transcendentales.
    Merece la pena el la esfuerzo.

  • José Molina Valdés says:

    La importancia de la Escuela cristiana, decía el P. Manjón de las escuelas:
    … Son tus escuelas luz y alegría dónde
    aprendiendo están.
    Y entre plegarias y Ave Marías los niños allí van,
    el pan del cuerpo dan con cariño y para el alma amor,
    Ciencia cristiana….

    Valores insustituibles: familia, escuela, padre, madre; y sobre todo: el Maestro y la Maestra. Hay que recuperar esos nombres, que últimamente se han cambiado por el de «seño»…, qué por mucho que queramos, no tienen la grandeza de maestra y maestro.
    (Por ejem.: Dña . Nieves, doña Socorro, don Gabriel, don José,… siempre se les recuerda con cariño).
    Donde se forma el profesorado: Escuelas y Facultades de Magisterio, (ojo no son escuelas de seños). Los facultan para dar clases » magistrales «.

  • Gracia Gallegos says:

    ¡¡¡Chulísimooo!!! Yo uso AstérixY Obélix en mis clases de Latín…¡Son geniales! Forman parte sel universo de mi infancia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *