UN LABORATORIO EN EL COLEGIO, ESPACIO FACILITADOR DE METODOLOGÍAS ACTIVAS Y APRENDIZAJE POR DESCUBRIMIENTO

En el Colegio Virgen de Gracia contamos con aulas funcionales equipadas con todos los recursos necesarios para cada área, con el fin de que el alumnado participe activamente y consiga un óptimo aprendizaje. Pues bien, en Ciencias no podía faltar un laboratorio en el que observen, experimenten y descubran.

Los niños nacen con un fuerte deseo de explorar; por eso, hemos habilitado un espacio con plantas, animales, microscopios, minerales, fósiles, libros, utensilios y materiales precisos para despertar su curiosidad e interés.

Pasar por una experiencia en un laboratorio resulta muy enriquecedor, ya que se logra un aprendizaje significativo. Un concepto tiene significado para ellos cuando están motivados y, sobre todo, si lo han comprobado mediante la manipulación y la observación.

En la escuela debemos propiciar todo tipo de actividades para potenciar al máximo su desarrollo multisensorial. Nuestro objetivo radica en que la enseñanza sea activa y participativa mediante la práctica del método científico ensayo y error, es decir, aprender haciendo. Como sabemos, un error corregido puede ser más fecundo que un éxito.

Además, llevar a cabo tareas en este espacio y en pequeños grupos contribuye enormemente al desarrollo intrapersonal, los entrena para trabajar en equipo. Esto redunda tanto en que sean más comunicativos y cooperativos, como en que aprendan a liderar un grupo e, incluso, a ser liderados.

Sin embargo, no olvidemos que la practica también ayuda al descubrimiento personal; el estar investigando y observando incrementa su capacidad de reflexión, esto es, su inteligencia interpersonal. Con las actividades propuestas se despierta su pensamiento crítico, se implican en dar solución a problemas o en abandonar un camino donde no hay frutos para escoger otro. Así, se crea en ellos una sensación de satisfacción al sentirse capaces de manejar y controlar las cosas, viendo resultados que les van a permitir entender mejor su mundo físico.

Ana Isabel González

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *